La ciudad de San Rafael brinda diferentes opciones a los turistas de todas las edades. Enclavada a la vera del Río Diamante, seduce a todo aquel que la visita, con sus construcciones, su noche, comidas regionales y vinos de pura cepa.
Sus polideportivos, su parque para niños, sus casinos y su paseo de compras se articulan para colmar las expectativas de quienes visitan sus calles. Se mezclan distintos estilos que van desde el colonial hasta el rococó, pasando por el renacentista, el neo-romántico y las modernas construcciones que se edificaron respetando el patrimonio histórico de la ciudad.
Los paseos en la ciudad y sitios de interés son variados:

Casa de Elena y Fausto Burgos

Ubicada en la intersección de las calles Saavedra y Chile, esta casona edificada a comienzos del siglo XX es actualmente un centro cultural pero perteneció al escritor Fausto Burgos y a su esposa Elena.
Conserva en su interior la biblioteca con más de 3.000 volúmenes y una colección de obras de arte de la Cultura Incaica, artísticas en plata, instrumentos musicales y obras pictóricas.
Fausto Burgos nació en Tucumán en 1888, estudió en Salta y Catamarca donde se recibió de maestro y dio clases y luego cursó estudios universitarios de Matemática en La Plata. Siempre relacionado con la actividad literaria publicó libros y trabajos en la prensa. Vivió en Jujuy y más adelante se trasladó a San Rafael, estancia definitiva de los Burgos. Aunque su espíritu aventurero lo llevó a realizar numerosos viajes, siempre volvió a la tierra sanrafaelina, para dedicarse a su labor docente y literaria. En su copiosa obra, Burgos rescata y plasma literariamente actitudes, costumbres, peculiaridades lingüísticas, caracteres toponímicos, nombres de plantas, de animales, de vientos, con minuciosidad que salva del olvido una extensa área de nuestro acervo folclórico.

Plaza General San Martín

El francés Rodolfo Iselín (impulsor del desarrollo de San Rafael y el gestor de la Colonia Francesa) donó el terreno para construir esta pintoresca plaza. El trazado lo realizó el Ing. Fiorini.
En sus comienzos, en 1925, existía un Busto del Gral. San Martín, hasta que en 1928 se emplazó la Estatua ecuestre de bronce asentada sobre piedras que se puede apreciar actualmente. En ella, el Gral. San Martín alza su brazo derecho señalando el camino que realizó el Ejército de los Andes para libertar a los pueblos de Sudamérica del control de la corona de España.